Educar con el deporte - Colegio Santa María - Marianistas Logroño
22544
page,page-id-22544,page-template-default,tribe-no-js,tribe-bar-is-disabled,ajax_updown_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.6.2,vc_responsive
 

Educar con el deporte

Una mirada a nuestros patios nos muestra un gran número de niños y jóvenes que practican el deporte, que en torno a él forman grupo, se reúnen regularmente, ponen un gran empeño y se sienten responsables del compromiso adquirido consigo mismos y con los demás miembros de su equipo. La amplia capacidad de convocatoria y formación de grupo y el desarrollo de valores como el esfuerzo, la solidaridad, la disciplina y el trabajo en equipo, hacen del deporte un importante elemento de nuestra propuesta pedagógica.

En la tradición de los colegios marianistas se ha dado desde siempre una importancia singular a la educación a través del deporte. Tanta que esta práctica se ha integrado absolutamente en su propuesta educativa. El deporte es educativo en nuestros colegios porque se halla enmarcado en el Proyecto Educativo del Centro, con unos fines claros y concretos, una estructura definida, más allá de toda improvisación, y está animado por personas vocacionadas, responsables y portadoras de valores.

Educar a través del deporte es todo un reto educativo al que responder.

Educar es mucho más que transmitir conocimientos, es mucho más que instruir. Un colegio marianista pretende que niños, adolescentes y jóvenes desarrollen al máximo sus capacidades y crezcan en todas las dimensiones de su persona

Responsable

Isabel Rodriguez

Resp. Deportes
portada-educar-con-el-deporte-marianistas
Nuestro objetivo

El principal objetivo es poder dar a nuestros alumnos un educación integral, que llegue a todos los aspectos de la persona: físico, intelectual, social, afectivo…

Desarrollar aptitudes para el deporte: la cooperación, el compañerismo, la fortaleza, la salud…

Favorecer el desarrollo de la persona tanto socialmente como físicamente.

Cultivar un ambiente cercano y familiar entre los entrenadores, los compañeros y las familias a través del espíritu de familia propio de la educación marianista.